viernes, 22 de enero de 2010

Denuncia la AC TyL negligencia criminal del IMSS


Con los huesos de las manos saltados de las articulaciones, la cadera desgastada, el movimiento de los hombros cada vez más limitado y doloroso, doña Juana Puente se sometió a la tortura de desplazarse en camión para acudir a la protesta realizada por la Asociación Civil Tierra y Libertad la mañana del jueves 2l de enero a las puertas del Almacén de Medicamentos del IMSS, anexo a la Sub-Delegación 2 de dicho Instituto, en la Avenida Barragán, al poniente del Parque Niños Héroes de Monterrey.
Como ella, Julia Mejía denunció también la falta de surtido de los medicamentos de segunda elección en casos de artritis reumatoide severa. Para ellas nunca hay Metrotexato en la farmacia, menos el Deflazacort ni mucho menos la Leflunomida (Arava), cuyo precio en las farmacias es de más de $230 la tableta de 100 mg y necesitan 3 nomás para iniciar el tratamiento.
Participante habitual de las acciones combativas de la Asociación, sus compañeras son testigos impotentes de los estragos de la enfermedad que gana inexorablemente terreno frente a la voluntad de lucha de esta sencilla mujer de pueblo, mientras los burócratas del Seguro Social se encogen de hombros cínicamente para devolverle las recetas con la consabida respuesta de aquel desfachatado cómico: “No hay… ¡no hay!”.
Otras pacientes para quienes nada tiene de cómico y si mucho de trágico el riesgo que enfrentan de sufrir una hemorragia cerebral invalidante o mortal, o acortar su vida por un daño renal o una insuficiencia cardiaca, complicaciones de la Hipertensión Arterial, se hicieron presentes en ese acto de protesta para denunciar el desabasto de las farmacias del Seguro que les priva del Telmisartan o del Nifedipino de 30 mg, por lo cual tienen que conformarse con medicamentos que no tienen la misma eficacia para combatir la enfermedad.
Hasta ahora, la Asociación Civil había tomado los casos individualmente, para tratar de resolver uno por uno. Sin embargo, los casos se acumulan y son además una muestra estadística del problema que afecta a miles de asegurados quienes no cuentan con una organización que les ayude a enfrentar este trato que debe catalogarse como una negligencia criminal.
Por esta razón, la Asociación Civil se dirigió ahora al mencionado Almacén, cuyo encargado es Juan Bosco García Ponce para exigirle resolver el problema de desabasto de medicamentos y hacer responsables al mismo Juan Bosco, al Dr. Francisco Fabela Blas, Jefe de Prestaciones Médicas y al Delegado Estatal Jorge Luis Hinojosa, de los daños que su negligencia causa a los pacientes que no reciben oportuna ni regularmente sus tratamientos. Les aseguramos que esta batalla apenas comienza.
Esta es sólo una de las múltiples deficiencias con que el IMSS se hace merecedor del lema que el pueblo lee en sus siglas: “Importa Madre Su Salud” y que diariamente sufren asegurados y derechohabientes.
Contra este déspotico e ineficiente régimen de seguridad social lucha también diariamente la AC “Tierra y Libertad”, a pesar de los cual no dejamos de insistir: exigimos Seguro Social para toda la población, pero con la calidad que se merece la clase obrera, que es la que produce la riqueza de esta sociedad; rechazamos que mediante recortes presupuestales, burocratismo, desabasto de medicamentos y falta de contratación de personal, se quiera igualar al IMSS con esa caricatura que es el “Seguro Popular” de Fox y Calderón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada