miércoles, 17 de abril de 2013

"En NL, Pensión Universal como en el Distrito Federal!" exige la AC Tierra y Libertad


El lunes 15 de abril, más de cien personas mayores de 70 años pensionadas del IMSS y agremiadas a la Asociación Civil “Tierra y Libertad”, se presentaron en el edificio de la Secretaría de Desarrollo Social del Estado para exigir la ampliación de la ayuda económica que proporciona el Gobierno del Estado a través de esta dependencia con la Tarjeta Sí Vale, a toda la población de esa edad, eliminando la discriminación por contar con pensión del IMSS o cualquier otra institución.
La mayoría de los pensionados(as) recibe entre 2,000 y 2, 500 pesos. En una ciudad “de vida cara” como Monterrey, el costo de los servicios domiciliarios y los gastos en transporte fácilmente consumen la mayor parte de esa miserable pensión. Los recursos disponibles para la alimentación son cada vez menores y la calidad nutricional es cada vez más deficiente. Ante una situación económica cada vez más desesperada, la necesidad de contar con el apoyo de la pensión por vejez es apremiante.
El apoyo proporcionado por la Tarjeta Sí Vale en Nuevo León es de $700.00 mensuales, equivalente al 35 por ciento del minisalario o a apenas unos 12 días de salario mínimo; a esta cantidad se puede sumar la ayuda mediante la recientemente creada Tarjeta federal 65 y Más, que aporta $525 mensuales a personas mayores de 65 años, otra vez, con el estricto requisito de no contar con ningún mecanismo de pensión laboral. “No se vayan a hacer ricos” –parece ser el reproche de los funcionarios de Gobierno que en un solo día ganan el doble de lo que aquéllos desventurados reciben en todo el mes.
El escenario donde se desarrolló la protesta de los pensionados de la AC “Tierra y Libertad” es un penoso hervidero de carencias, un muestrario de llagas sociales que lastiman a quien no haya perdido la sensibilidad en los laberintos de la burocracia, no sólo por las ancianas y los ancianos carentes de seguridad social, sino por el incesante ir y venir de las personas con alguna discapacidad que arrastran sus dolencias en busca de la ayuda económica que les permita  sobrevivir unos días del mes menos lastimosamente.
Es de destacar que al explicar ante estas personas el motivo por el cual los pensionados del IMSS levantaban su protesta, no hubo una sóla voz que actuara como los funcionarios, reprochando como privilegio el hecho de contar con una mísera pensión, por el contrario, hubo aplausos y otras muestras de comprensión y solidaridad, sobre todo al señalar que esta Asociación Civil considera que las ayudas por las tarjetas no solo  no perjudica, sino que dinamiza la economía y que las aportaciones pueden y deben incrementarse drásticamente, pues ese recurso que niegan los gobernantes está disponible a través del incremento de un simple punto porcentual en las ganancias de los grandes capitalistas nuevoleoneses.
La ACTyL ha destacado que en el país existe una entidad (el Distrito Federal), que hace 13 años inició el programa de la Pensión Universal (tengan pensión o no la tengan) para todas las personas mayores de 70 años, disminuyendo posteriormente el límite de edad a los 68 años e incrementando la aportación a medio salario mínimo mensual (alrededor de 1, 000 pesos mensuales). “Si allá se pudo, ¿porqué aquí no? –sostiene la ACTyL. Y a nivel internacional, hace muchas décadas que la clase obrera de los países industrializados consiguió ambas pensiones: laboral y el seguro universal de la vejez, lucha que en un país tan rico como México, solo el control a través de los sindicatos domesticados y sus líderes vende-obreros corrompidos ha podido mediatizar. 
Los pensionados no están mendigando migajas: están reclamando la devolución de una mínima parte de la riqueza social que produjeron.Es hora de que se les haga justicia..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada