lunes, 8 de noviembre de 2010

Ministeriales levantan y encadenan a 24 trabajadores por robo de celular


Tomado de "Luchar y Vencer", del Comité de Resistencia Clasista.

Detienen a 24 trabajadores por robo de 1800 pesos
Una historia de tantas en Monterrey:
1.- Se pierde un celular en el Carwash Xtrem en Gan Nicolás de los Garza, Nuevo León. Valorado en 1800 pesos, la presunta dueña reclama y pone una denuncia por robo.
2. Aplicando la ley, es decir, la injusticia del mas poderoso sobre el mas débil, la mujer con muchas influencias logra que agentes ministeriales detengan a TODOS los empleados del lugar, sin mayor prueba que su dicho (con todo y que era domingo).
3. La burguesía no entiende de solidaridad, sino de fuerza. Esto lo demostró la policía ministerial, al exigirle al dueño del carwash y los familiares 75 mil pesos a cambio de nada mas y nada menos: LA LIBERTAD DE LOS 24 TRABAJADORES (6 de ellos menores de edad, por cierto…)
4. Tras hacerse publico el escándalo, se negocia la libertad en 6 mil pesos por todos, y la vida vuelve a la normalidad.
Un día más en la vida de los trabajadores de N.L. y del país: Ministeriales secuestradores, de los mismos que de noche andan de zetas o con la contra, levantando, extorsionando, torturando y ejecutando. Trafico de influencias, la ley es siempre del mas poderoso. Y para los trabajadores: robo, secuestro “legalizado”, y “seguridad” laboral. Vaya mierda…
En Monterrey es muy claro, peor que zeta, sicario y demás, lo peor, lo mas pinche, lo fuera de la ley, lo que el gobierno persigue y castiga… es ser trabajador.

Esta nota de "Luchar y Vencer" es una buena muestra de cómo una noticia puede convertirse en una denuncia, un manifiesto de protesta sobre los abusos cometidos contra humildes trabajadores.
La prensa burguesa finalizó este episodio de brutal humillación con una burla: estos trabajadores, que merecían una indemnización y una disculpa pública por parte de las autoridades, fueron liberados "gracias a que la acusadora los perdonó" a cambio de recibir el triple de indemnización.
El otro atropello que viven diariamente estos trabajadores y que nunca va a aparecer en los medios del Capital, lo sufren en el propio centro de trabajo. Usted los puede ver ahí, en Barragán al norte de F. Velázquez, trabajando jornadas semanales de 72 HORAS: 12 horas diarias por un míserable salario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada