domingo, 16 de agosto de 2009

Suprema Injusticia de la Corte

La Suprema Corte de Justicia declaró el 13 de agosto nulas las sentencias impuestas a 20 indígenas acusados de perpretar el infame asesinato de 45 personas el 22 de Diciembre de 1997 en Acteal.
"No podemos condenar a quien no se ha demostrado su culpabilidad" dijo el ministro Juan Silva.
José Luis Soberanes, Presidente de la CNDH declaró: "Siempre hemos considerado que el juicio fue muy mal hecho... Los condenados fueron injustamente acusados".
Sin embargo, el Centro de Derechos Humanos "Fray Bartolomé de las Casas" consideró que estaba demostrada la culpabilidad de los acusados y que liberarlos sería dejar impune un crimen de "lesa humanidad".
De igual manera se han pronunciado voces destacadas de la opinión pública nacional contra este fallo que refuerza la descarada impunidad que deja en libertad a los indígenas de organizaciones priistas paramilitares, impunidad que han gozado principalmente los autores intelectuales que armaron el incalificable crimen: el exgobernador Ruiz Ferro y su gabinete, y los que lo solaparon: el entonces Procurador Jorge Madrazo, el exSecretario de Gobernación Emilio Chuayffet y el exPresidente Ernesto Zedillo.
El pueblo mexicano tendrá que echar al morral de las cuentas por cobrar este nuevo fallo, que se suma a otros de la Suprema, como la exoneración de las autoridades estatales y federales por las bestiales agresiones cometidas en Atenco y en Oaxaca, y la que favoreció al ruin Mario Marín al no calificar como graves las violaciones que cometió contra los derechos humanos de Lydia Cacho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada