viernes, 13 de noviembre de 2009

Exhorta OACNUDH a Gobierno mexicano reconozca Radios Comuntarias




Dentro de un amplio y documentado Informe presentado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos el 11 de noviembre, se incluyen importantes observaciones sobre las Radios Comunitarias en México. Entre ellas, el Informe destaca:

Particular consideración merecen las radios comunitarias en cuanto vehículo importante para la defensa de los derechos humanos. Contrario a los estándares internacionales, la radiodifusión comunitaria no tiene un reconocimiento en la legislación mexicana. Radios comunitarias han padecido agresiones con motivo de su actividad. Por ejemplo, algunos de las y los integrantes de Radio La Voladora fueron objeto de amenazas y ataques en 2006. También se recibió información de operativos oficiales para cerrar y desmantelar diversas radios comunitarias que no contaban con el permiso correspondiente.
De acuerdo con trabajadores de las radios comunitarias en el caso de la Radio Ñommdaa en Guerrero, de la Radio Tierra y Libertad ubicada en Monterrey, Nuevo León y la Radio Nuestra Voz ubicada en la comunidad de Ocumicho, Michoacán los operativos se realizaron sin un respaldo escrito de autoridad competente y mediante un despliegue de fuerza
desproporcionado.
Igual de preocupante resulta que las agresiones en contra de las radios comunitarias se extiendan a las personas que defienden el derecho a la radiodifusión comunitaria. Dentro del marco de una misión internacional de 13 organizaciones dedicadas a la libertad de expresión y prensa, Aleida Calleja, representante de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias, fue señalada como “enemiga del Estado” por el Subprocurador de Derechos Humanos, Atención a Víctimas y Servicios a la Comunidad de la PGR, quien con posterioridad manifestó que se había tratado de un malentendido y ofreció una disculpa.

El Informe de la OACNUDH incluye la siguiente Recomendación al Estado Mexicano:
Según los lineamientos dados por la SCJN y los estándares internacionales, reconocer expresamente en la legislación a la radiodifusión comunitaria y adoptar políticas públicas para garantizar que opere bajo procedimientos equitativos, sencillos y que cuente con los medios necesarios para su desarrollo y subsistencia.
FOTO: Alberto Brunori, Representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas en México y Héctor Camero, de Radio TyL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada