viernes, 20 de noviembre de 2009

Reescribiendo la Historia

El día de hoy, en su columna periodística Armando Fuentes Aguirre amenaza con publicar otro libro de Historia de México. Este versará sobre la Revolución y ya se lamenta el escritor sobre este período de la historia, "lleno de crímenes y bajas pasiones" velados por "las tremendas mentiras y los ocultamientos de la historia oficial",
Para Aguirre, después de Madero -"héroe civil y verdadero apóstol"- y de Carranza -"hombre de la legalidad"- todo lo que siguió fue un "quítate tú para ponerme yo". Según él, su libro hará un balance objetivo e imparcial de esa sangrienta etapa, de manera que se verá que muchos de los llamados héroes son en verdad dignos de desprecio, mientras que otros vilipendiados, son condenados injustamente.
Sólo que el "apóstol y héroe civil" Francisco I. Madero fue el que convocó a desencadenar todas esas bajas pasiones en defensa del inmenso imperio económico forjado por su abuelo Evaristo Madero, gran terrateniente, prestamista y contrabandista; fue Madero el que llevó a miles de campesinos a regar su sangre para decirle a Porfirio Díaz "¡Quítate tú para ponerme yo!", dejando intacto el régimen podrido del dictador.
Y Carranza, "el hombre de la legalidad", organizó legalmente a los obreros en los infaustos "Batallones Rojos" para enfrentarlos a sus hermanos organizados en los ejércitos de campesinos pobres; también legalmente conspiró con Pablo González para lograr la artera muerte de Emiliano Zapata y legalmente dio la espalda a los acuerdos de la Convención de Aguascalientes, considerando que los triunfos de la División del Norte sobre el usurpador Victoriano Huerta le permitían exigir (siempre legalmente): "¡Quítate tú para ponerme yo"!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada