lunes, 9 de noviembre de 2009

Una buena noticia


Por Ximena Peredo.


¡No se va, no se va! ¡La radio no se va! Este fue el grito que mantuvo arriba los ánimos a pesar de que la estación se había apagado desde el 6 de Junio del 2008 cuando 150 policías federales irrumpieron con lujo de violencia en la pequeña oficina para decomisar -¡robar!- el austero equipo de transmisión.

Desde entonces Héctor Camero enfrenta un proceso penal al haber sido acusado de daños a los bienes nacionales -como si las ondas electromagnéticas hubieran sido lastimadas con las palabras de libertad, de protesta y de acompañamiento a la comunidad en sus intereses-. Pero muy al estilo de Asociación Civil Tierra y Libertad los ánimos se encendieron ante los desafíos e inmediatamente comenzaron el largo proceso de legalizar su estancia en la frecuencia radiofónica. Hace apenas unos días fueron avisados de que la Cofetel había autorizado su apertura, sólo falta la firma del Secretario y listo. El regreso de La mera mera de la conciencia obrera cobra nuevos significados con el paso de los días y los horrores.

Cuando digo que me alegra esta noticia lo digo con todo mi corazón porque esta pequeña victoria nos recuerda la existencia del Otro País, el contrahegemónico, el que lucha por la justicia humildemente, el que no abusa, el que es solidario, el que nos mantiene los sueños vivos.
Desde mis pequeñas letras quiero manifestar mi reconocimiento a la Asociación Civil TyL por la perseverancia en todos estos años. Mi reconocimiento también a AMARC por su profesionalismo, por su cabal compromiso con la libertad de expresión de los pueblos.

Esta buena noticia se recibe como al sobreviviente que regresa a casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada