martes, 10 de julio de 2012

Despoja el IMSS de pensión a viudas de 72 y 91 años; se parapeta con Fuerza Civil


La pensión de 2 mil pesos que recibían los esposos de Angela Méndez Guerrero y Graciana Quintanilla González, ahora viudas de 72 y 91 años respectivamente, se esfumó en cuanto murieron aquéllos. El IMSS, que durante décadas las reconoció como esposas, encontró errores en la identificación de las mujeres, por lo cual, sin consideración alguna de su condición de mujeres ancianas, pobres e indefensas, les retiró la pensión desde el momento en que murieron los hombres, seis meses ya para doña Angela y un año y un mes para Graciana.
La burocracia despótica del Instituto detectó que en el acta de matrimonio de Angela faltaba el segundo apellido del finado, y a pesar de constar ahí los apellidos de los padres, dictaminaron que no se podía deducir el apellido faltante del hombre.
Sra. Graciana Quintanilla
Más grave aún el caso de de doña Graciana, porque al no encontrar su acta de nacimiento, el Seguro la devolvió con cajas destempladas hasta que la pudiera obtener. La AC “Tierra y Libertad” hizo lo imposible por apoyarla, logrando que al fin tuviera su acta de nacimiento extemporánea. El IMSS no iba a dar su brazo a torcer así nomás y encontró que el segundo apellido del finado tenía Godínes en lugar de Godínez, por lo cual (¡por una letra!) siguió privando a la viuda de la pensión que el finado había obtenido tras una larga vida de trabajo.
La AC TyL consideró una afrenta a todos sus agremiados y en particular a las mujeres en condición de extrema vulnerabilidad por su edad y desamparo esta conducta de la burocracia del IMSS, por lo cual el 9 de julio una comisión de 45 personas de esta organización acudió solidariamente a la Sub Delegación 1 ubicada  en Ave. Lincoln de la Col. Valle Verde a exigir una solución que no podía ser otra que reconocer el derecho de ambas ancianas a recuperar sus pensiones tan injustamente retenidas.
Ante decenas de personas que acuden a la Sub Delegación a sufrir semejantes tratos por sus trámites, los miembros de la AC TyL denunciaron la situación por la cual tenían que irrumpir en el lugar, pidiendo cumplidas disculpas a los presentes. Ëstos escuchaban con gran atención y aún manifestaban su aprobación, cuando penetraron a la sala elementos de Fuerza Civil, llamados por la Subdelegada, C.P. Alma Cristina Mendoza Cárdenas, quien antes que cruzar una sola palabra con los inconformes, atravesó a la policía, como muestra ominosa  de su nula disposición para escuchar las quejas del público.
La larga experiencia de esta organización ante semejantes situaciones permitió sortear el riesgoso trance creado por la funcionaria y aún los policías parecían resistirse a aceptar la evidencia que la comisión de la AC expuso ante sus ojos: una actitud tan déspota como torpe de una poderosa institución contra las dos humildes ancianas ahí presentes.
Finalmente, con la llegada de la Jefa de Prestaciones Económicas del IMSS, Lic. Elia Natividad  Méndez, los funcionarios encargados de las pensiones aceptaron que las fallas señaladas eran subsanables y que a partir de la fecha, las ancianitas podrían contar con su raquítica pensión.

Elementos de Fuerza Civil entran a la sala de la Sub Delegación 1
De salida, los miembros de la ACTyL dieron a conocer al público el resultado del diálogo con las autoridades del IMSS, agradecieron la atención y recomendaron comenzar a cambiar el carácter despótico de la institución exigiendo que las autoridades de la misma sean elegidas democráticamente por las y los asegurados, conservando el derecho de revocar los nombramientos cuando, a juicio de la mayoría, los elegidos incumplan o abusen en sus cargos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada