viernes, 2 de diciembre de 2011

Gobierno: impotente ante los criminales, persigue a los defensores de los DDHH


Marisela Escobedo reclamaba justicia para su hija asesinada. Fue brutalmente asesinada enfrente del Palacio de Gobierno de Chihuahua el 16 de Diciembre de 2010. Ninguno de estos dos feminicidios ha sido resuelto ni mucho menos castigado.
Nepomuceno Moreno Núñez recorría el país buscando a su hijo Jorge Mario. Sin esperanzas de hallarlo con vida, orientaba su búsqueda hacia la denuncia contra la negligencia o complicidad de los tres niveles de gobierno para evitar que otras personas pasaran por sus sufrimientos. Fue vilmente asesinado el 28 de noviembre pasado.
A Norma Andrade le asesinaron una hija en 2001. No se recluyó para llorar su dolor: transformó el dolor en fuerza y fundó la organización “Nuestras hijas de regreso a casa”, con una intensa labor contra la violencia feminicida en ese infierno que es Cd. Juárez. Ayer fue atacada a balazos por varios hombres que le propinaron cinco balazos.
Tres destacadas personas, tres, cuya única arma era su voluntad de luchar en memoria de sus hijos por salvar la vida de las hijas e hijos de otros. Los gobiernos estatales y el gobierno federal han sido totalmente impotentes y/o negligentes para rescatar con vida a las desaparecidas(os), ni para encontrar y castigar a los culpables de las desapariciones y de las muertes.
La energía que le falta a los tres niveles de gobierno para frenar los crímenes cometidos contra defensores y defensoras de los derechos humanos, les ha sobrado para castigar a Juan José Hernández, un joven interesado en desarrollar su comunidad en el municipio de Paso del Macho, Ver., utilizando una radio comunitaria. El gobierno de Felipe Calderón ordenó el cierre de Radio Diversidad, la radio que dirigía Juan José, y lo metió a prisión bajo la acusación de hacer uso de un Bien Nacional sin permiso.
La denuncia, el grito de protesta contra los feminicidios y contra la persecución y el asesinato de defensores(as) de los derechos humanos, debe extenderse y elevarse, pero no debe ir dirigido hacia nuestros verdugos, sino hacia el pueblo mexicano, para que despierte y termine con esta época de horror.
Foto: Izquierda: Norma Andrade

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada